El análisis es una pieza clave para el crecimiento de las empresas
Blog para empresas audaces

3 tipos de análisis que no pueden faltar en tu empresa

Crecer es un objetivo para todas las empresas. Pero conseguirlo, solo está al alcance de algunas pocas. Sabemos que cada empresa es diferente pero siempre hay algo que une a todas aquellas que crecen y siguen creciendo: el análisis.

El análisis es una metodología interna estrechamente ligada a la dirección empresarial que aporta un valor diferencial. A partir de él se puede conocer el potencial de la empresa y la medida en que puede alcanzar los objetivos de negocio.

Analizar es un mundo complejo (y sin duda, tenemos para muchas entradas) ;). En este post nos centraremos en los tipos de análisis que una empresa puede llevar a cabo para recopilar datos disponibles y aprovechar esos datos para potenciar su rendimiento en la web.

1.- Benchmarking 

Un benchmarking es un proceso de análisis para medir el rendimiento de los productos o servicios con respecto a su competencia. A partir de este análisis se pretende buscar nuevas oportunidades de mejora. Dentro de este análisis se suelen incluir empresas que tenga un rendimiento superior. De este modo, se podrá conocer mejor las áreas de mejora.

Para realizarlo, es importante comprender los objetivos que pretende alcanzar la organización y documentar el proceso actual para fijar las métricas principales. Comienza a recopilar y, una vez recopilados, compara con otras organizaciones para detectar la brecha.

2.- DAFO o FODA

El análisis DAFO es un análisis de situación. Permite describir la situación actual de la empresa e identificar los cambios que se producen en el entorno y de manera interna. Una de las mayores ventajas es que permite recopilar datos del pasado, del presente y marcar los próximos pasos de cara a los siguientes meses.

Este análisis cuenta con cuatro áreas: fortalezas, debilidades (análisis interno), oportunidades y amenazas (análisis externo).

Dentro del análisis interno, se analizan factores como la capacidad de producción, el posicionamiento en el mercado, los precios, la publicidad, los recursos financieros disponibles, etc.

Dentro del  externo, se tienen en cuenta factores como el mercado, las tendencias del sector o las acciones de la competencia.

Gracias a la relación entre las fortalezas y debilidades (análisis interno) y oportunidades y amenazas (externo) podemos detectar las acciones que llevaremos a cabo en función de la estrategia que sigamos. En base a los objetivos que se hayan marcado, se podrá poner en marcha una estrategia defensiva, ofensiva, de supervivencia o reorientación.

3.- Análisis de adquisición de cliente

El Coste de Adquisición por Cliente (CAC) es una de las métricas más relevantes para cualquier departamento de marketing. Permite conocer cuánto se debe invertir para ganar un cliente y obtener un ROI (Retorno de la Inversión) positivo. Es una de las mejores métricas para saber los canales que son más efectivos. Se calcula como la división entre el coste total de las campañas y los nuevos clientes adquiridos en un periodo concreto.

Una métrica estrechamente con el Coste de Aquisición por Cliente (CAC) es el Lifetime Value. Esta métrica representa el valor que proporciona a la empresa un cliente mientras sigue siendo cliente. El objetivo es mantener un CAC bajo y el Lifetime Value alto. Para ello se puede optar por llevar a cabo una serie de acciones como Inbound Marketing o Publicidad Online (SEM).

Otras acciones que pueden emprenderse son:

  • Analizar la satisfacción del cliente de manera continua
  • Buscar una forma de fomentar la inversión de los clientes en otros proyectos.
  • Ofrecer un servicio personalizado y continuado.
  • Realizar acciones de marketing virales.

El análisis siempre ha sido una fase imprescindible en la gestión de cualquier proyecto de cualquier empresa. En los últimos años, el creciente uso de las nuevas tecnologías ha permitido que la analítica web crezca considerablemente. Sin embargo, el desempeño de una empresa puede definirse de muchas maneras.

Para conocer el rendimiento de la web, la analítica digital será más que suficiente. Pero si se quiere analizar el entorno o el sector en el que se desenvuelve un negocio, sea online u offline, será necesario aplicar otros análisis como los que hemos comentado (DAFO o Benchmarking).

La analítica digital no se contrapone a otros tipos de análisis. De hecho, todos ellos se alinean entre sí para ofrecer una visión integral de la empresa.

 

EL COMIENZO

Sobre nosotros

Looptoit es una empresa tecnológica especializada en el análisis de empresas y en la prestación de servicios tecnológicos integrales.

Dónde estamos

C/ Ferraz 80,
Bajo Izquierda 28008,
Madrid, España
Tel. 915 419 569

hola@looptoit.com