Es difícil fijar objetivos en cuanto al ratio de conversión si no se tiene referencia
Blog para empresas audaces

¿Es óptimo tu ratio de conversión?

¿Qué es la conversión?

Comencemos por el principio: ¿qué es el ratio de conversión? El ratio de conversión es una métrica que nos muestra el porcentaje de usuarios que convierten en la web.

La conversión implica que los usuarios realizan en el sitio web una acción que hemos definido como objetivo. Por ejemplo, en el caso de un hotel el objetivo será que los usuarios efectúen una reserva. En el caso de un e-commerce, que un usuario realice un pedido. En otras empresas orientadas a la prestación de servicios, el objetivo de conversión puede ser rellenar un formulario.

El ratio de conversión, por tanto, relaciona el número de usuarios que han realizado una acción por el número de visitas a la web.

¿Cómo sabemos si nuestro ratio de conversión es óptimo?

Cuando se inicia la actividad en un sitio web, no se tienen cifras de referencia acerca de la conversión de los usuarios. Es por eso que fijar objetivos de conversión puede ser especialmente complicado y surgen preguntas acerca de si el ratio de conversión se aproxima a la media o no.

Actualmente hay diversos estudios acerca de la conversión. Uno de ellos extrae el ratio de conversión medio en los e-commerce de España. En este estudio se determinaba que el ratio de conversión medio es de 1,02%. Esto quiere decir que 1 de cada 100 visitas que reciba la web acaba convirtiendo. Además se estudia que los usuarios, aunque visiten más la web a partir de dispositivos móviles, prefieren convertir cuando utilizan una versión escritorio. De hecho, la tasa de conversión en escritorio es del 1,26% frente al 0,84% que se obtiene desde móvil.

Además de los dispositivos, la conversión también depende del canal desde el que se visite la web. Dentro del universo del marketing online disponemos de herramientas como Google Analytics que pueden indicarnos el peso que tiene cada uno de los canales a la conversión. No es poco frecuente que una fuente (ej: tráfico orgánico) contribuya a la venta cuando el usuario ha accedido de nuevo a la web por otra vía (como, por ejemplo, SEM).

De los canales que más aportan a la conversión destaca el e-mail marketing (1,33%)  y el tráfico referencial (1,29%). En el extremo opuesto se encuentra el tráfico orgánico que suele aportar un 0,84%.

¿Por qué ocurre esto?, ¿el SEO no es tan importante?

Para comprender qué es lo que ocurre tenemos que acudir a las conversiones asistidas. Normalmente, el usuario tendrá una necesidad como la de comprar artículos de papelería (por ejemplo) y acudirá a un buscador como Google donde tecleará una serie de palabras clave para encontrar aquello que está buscando. El usuario encontrará la web en cuestión y navegará por ella. Si le interesa, es posible que se suscriba a la newsletter (e-mail marketing) para recibir nuevas ofertas. Abandonará la web, y con el tiempo, recibirá una oferta que le interese por lo que accederá de nuevo a la web y comprará el artículo que le interesa.

Este es un caso frecuente en los e-commerce. Y como vemos, el SEO es importante para que pueda producirse esa conversión aunque no sea el canal por el que el usuario ha acabado convirtiendo.

Controlar el ratio de conversión es una tarea frecuente en los departamentos de marketing. Sin embargo, antes de establecer conclusiones, se debe de llevar a cabo un análisis profundo sobre la conversión: cómo se produce, cuándo tiene lugar…y también tener en cuenta que cada sector es diferente (y pueden llegar a tener objetivos de conversión muy distintos).

¿Tienes algún reto que superar para optimizar tu ratio de conversión?

Si tienes problemas con tu ratio de conversión, puedes consultarnos sin compromiso aquí.

EL COMIENZO

Sobre nosotros

Looptoit es una empresa tecnológica especializada en el análisis de empresas y en la prestación de servicios tecnológicos integrales.

Dónde estamos

C/ Ferraz 80,
Bajo Izquierda 28008,
Madrid, España
Tel. 915 419 569

hola@looptoit.com