El embudo de conversión ayuda a comprender cómo es el flujo de usuarios que navegan en la web y optimizar las páginas para aumentar la conversión.
Blog para empresas audaces

Embudo de conversión: ¿qué es y para qué sirve?

Un embudo de conversión o funnel es una herramienta que refleja los distintos estadios o fases por las que pasa un cliente en nuestra web hasta llegar a un objetivo determinado. Un objetivo que es el objetivo de conversión: rellenar formularios, suscribir a newsletter, comprar un producto vía online, etc.

Fases del embudo

Un embudo de conversión perfecto tiene forma de cono (sorprendente, ¿no? 😉 ). Y se compone de varias partes:

Atracción

Es la fase en la que nuestros productos o servicios son conocidos por los usuarios a partir de diferentes campañas o acciones de marketing (SEO, SEM, contenidos…, etc.).

La adquisición es la fase donde se generan impresiones. Es la parte más ancha del embudo de conversión. A partir de aquí, los usuarios irán disminuyendo poco a poco. En esta fase es fundamental crear tráfico de calidad. Es el primer paso hacia la conversión.

Visita

Es el paso siguiente. Cuando los usuarios nos conocen y se sienten interesados, acceden a nuestra página. Y así se debe de comenzar a ganar la confianza y el interés de los usuarios para que no abandonen y ya no vuelvan a visitarnos. Tampoco hay que preocuparse.

Un embudo de conversión es un embudo y por tanto, se va estrechando poco a poco. Esto quiere decir que por cada fase que vayamos, un porcentaje de usuarios abandonará.

Es lo normal. Pero no por ello se tiene que dejar de intentar retener al mayor número de usuarios. Esa es la actitud (y el objetivo).

Interés 

Llegados a este punto, se tiene que conseguir que los usuarios naveguen por la web el máximo tiempo posible para que vaya aumentando su interés.

Generar curiosidad es el objetivo para que los usuarios que atraídos en un primer momento lleguen a convertirse en leads.

Conversión

Es la fase más deseada. ¿Quién no quiere que sus usuarios acaben comprando?, ¿o rellenando un formulario para pedir información?, ¿o suscribiéndose a una newsletter? Es el objetivo que todos queremos lograr. Por eso, esta fase representa a todos aquellos usuarios que acaban convirtiéndose en leads y que están cada vez más cerca de llegar a ser clientes.

Hemos llegado a la fase final del embudo y nos preguntamos: ¿y ahora qué?.

Es cierto que aquí no termina todo. Para seguir controlando el embudo de conversión, habrá que convertir los objetivos en métricas.

Para conseguirlo, habrá que pensar cuál es la acción más importante que el usuario realiza en la web. Todo depende del tipo de web y de los objetivos de negocio. Eso sí, siempre habrá que comprobar qué tasa de conversión se obtiene y cuáles son las partes más visitadas.

¿Para qué un embudo de conversión?

Todavía puede que queden algunos que se pregunten para qué sirve el embudo de conversión. Aquí os contamos las ventajas de diseñar un embudo de conversión.

  • Permite medir y controlar el flujo de usuarios: A partir del embudo de conversión podemos conocer cuántos usuarios abandonan nuestra web en las diferentes etapas y cuántos llegan hasta la conversión. Además de conocer en qué páginas nos abandonan. Estos datos son de gran utilidad para conocer mejor nuestra web y potenciar los puntos fuertes.

 

  • Contribuye a tomar decisiones acertadas. Proporciona una información muy valiosa sobre el flujo de usuarios. De este modo, podemos optimizar aquellas partes de la web que tengan un porcentaje de abandono más alto y plantearnos por qué nos abandonan para intentar reducir esa cifra. Al mismo tiempo, gracias a estos datos, podemos llevar a cabo mejoras que potencien el interés del tipo de usuarios que accede a la web y optimizar la conversión.

 

  • Se pueden conocer cuál es el público que está interesado. Gracias a las herramientas de analítica, podemos conocer qué tipo de usuarios nos visitan: sexo, edad, intereses…, etc. Conocer estos datos es de gran ayuda para orientar la página web a nuestro público y conducirlo hacia nuestro objetivo.

 

Y por último, un embudo de conversión puede ser diseñado por cualquier tipo de empresa. No es necesario que una empresa tenga que dedicarse a un sector específico. ¡Así que si no lo tienes, ahora es el momento!

 

Somos especialistas en Marketing Intelligence. ¿Te ayudamos a diseñar tu embudo de conversión?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EL COMIENZO

Sobre nosotros

Looptoit es una empresa tecnológica especializada en el análisis de empresas y en la prestación de servicios tecnológicos integrales.

Dónde estamos

C/ Ferraz 80,
Bajo Izquierda 28008,
Madrid, España
Tel. 915 419 569

hola@looptoit.com